“Obras de Berthe Morisot, Marie Laurencin y Édouard Manet. Hay vestidos de inspiración impresionista, faldas que parecen cuadros y un vestido largo de raso blanco puntuado con lazos negros como el de Morisot … ”

Tenía mucho sentido que esta muestra, llena de colores, se celebrara en el Palais Galliera, el Museo de la Moda de la Ciudad de París, una verdadera institución de arte y moda, donde continúa la exposición dedicada a Gabrielle Chanel. “Porque me encanta ver el color en el gris del invierno”, continúa Virginie Viard. “Tenía muchas ganas de una colección particularmente colorida que estuviera muy bordada, algo cálida”.

Mikael Jansson, quien tomó las fotos para el dossier de prensa mientras Sofia Coppola hacía la película y los teasers de la colección, fotografió a la actriz y embajadora de la Casa, Margaret Qualley, vistiendo una chaqueta y falda evasé en tweed multicolor sobre un corpiño en rosa bordado inglés. Como una pintura impresionista, el tweed con lentejuelas de un abrigo parece estar compuesto por una multitud de trazos de pintura. Blusas bordadas con motivos malva y rosa de lentejuelas, o con pequeñas margaritas rojas, azules y amarillas sobre fondo negro, se esconden en faldas de cintura baja en tweed de rayas multicolor. Pompones de tul rosa pálido y amarillo adornan una chaqueta paletot negra, como salpicaduras de pintura …

“Hay vestidos bordados con nenúfares, una chaqueta de tweed negro hecha a mano con plumas con flores rojas y rosas”, dice Virginie Viard. “También estaba pensando en los jardines ingleses. Me gusta mezclar un toque de Inglaterra con un estilo muy francés. Es como mezclar lo masculino y lo femenino, que es lo que también he hecho con esta colección. Ese giro es una parte muy importante de lo que soy “.

#CHANELHauteCouture

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*