La técnica de vectores de tensión o vectorización facial es la utilización de rellenos como ácido hialurónico, grasa autóloga, bioestimuladores de colágeno o combinado de estos a manera de que hagan puntos de tensión como vectores y, de esta manera, tengan la capacidad de reposicionar tejidos o recobrar la simetría del rostro y así obtener el tan anhelado triángulo invertido de la juventud.

Normalmente esto busca mejorar sobre todo el tercio medio y tercio inferior de la cara y para esto se evalúa y aplica los rellenos o sustancias más arriba mencionadas en zonas como mejillas, pómulos, mentón, contorno mandibular, pre jouls, surcos nasogenianos y líneas de marioneta.

La evaluación siempre debe ser personalizada, ya que las cantidades y ubicaciones son específicas para cada caso y no deben de ninguna manera ser un patrón que se haga a todos los pacientes por igual.

El resultado final dará armonía al rostro y frescura, claro está, tiene sus limitaciones si el paciente presenta descolgamiento excesivo como en algunos casos puede verse con pacientes que han perdido excesivamente su peso corporal o que simplemente necesitan abordaje quirúrgico, sin embargo, si el paciente no desea operarse a pesar de no obtener un resultado de altas expectativas, brinda la posibilidad de contribuir de manera no quirúrgica a la mejoría del paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*