La época de cuarentena, siempre y cuando no tengas que trabajar a través de videoconferencia, puede ser un gran momento para realizar un breve descanso de la rutina de afeitado. Siempre lo estás deseando y ahora puedes hacerlo.

Pero no lo hagas a lo loco. Te diremos qué rutinas te pueden ayudar a dar una pequeña cura a tu piel y aprovechar para corregir algunos efectos secundarios del afeitado diario.

Cada hombre es distinto y, por tanto, cada barba. A la hora de hacer un descanso del afeitado, hay que tenerlo muy en cuenta. Y también tener en cuenta el tipo de piel.

  • A los hombres con una piel gruesa y resistente, este parón puede liberarles temporalmente del afeitado y permitir descansar su piel.
  • A los de piel fina o sensible, pueden experimentar un efecto contradictorio. Mientras que prescindir del afeitado evita cierta agresión diaria, el crecimiento excesivo del bello facial imprime un roce constante a la epidermis, lo cual puede provocarles picazón e irritaciones.

¡Atención, pieles sensibles!

Este tipo de pieles deberían observar cuántos días pueden estar sin afeitarse hasta sentir esta incomodidad y, en base a esto, seguir afeitándose como de costumbre, utilizando siempre productos adaptados, suaves y con alta capacidad hidratante y calmante.

Exfoliar, sí o sí

Dentro de la rutina de cuidados para la piel masculina, en caso de querer dejar de afeitarse unos días, la exfoliación es clave. Esta sirve para mantener la piel libre de células muertas y facilitar el crecimiento normal del pelo de la barba, evitando que se enquiste.

En efecto, afeitado, barba y exfoliación están íntimamente ligados. Esta, tiene que ayudar a mantener el folículo piloso libre de sebo oxidado y otros agentes externos como partículas de contaminación y bacterias para evitar su infección.

  • Las partículas de arrastre de los exfoliantes mecánicos ayudan a mover y liberar el pelo evitando que se enquiste.

Se recomienda utilizar al menos una o dos veces por semana un exfoliante mecánico. Estos son los que incluyen en su fórmula pequeñas partículas de sílice, carbón u otros materiales y precisan de un masaje con pequeños movimientos circulares en la zona para desprender y arrastras la células

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*