Y si bien es una vitamina fundamental debemos adquirirla con responsabilidad.

La vitamina D nos ayudar a mantener nuestros huesos a fuertes y sanos. Pero basta con 15 minutos diarios para lograr que nuestra piel absorba la vitamina D que necesita.

Entonces, ¿necesito 15 minutos al sol sin protección?

¡NO! Debemos tomar sol, pero tomar lo bueno:

El protector solar debe estar presente en nuestra rutina de cuidado de la piel TODAS las mañanas. Aunque el cielo esté nublado, ¡el sol está!

Es fundamental usar protección solar 50. Los daños provocados por el sol cada vez son más agresivos por lo que es ideal no bajar del factor 50.

Debemos exponernos en los horarios permitidos. Es decir que debemos evitar la exposición de 12:00 a 15:00hs.

De esta forma vamos reducir los riesgos de recibir la radiación agresiva y nuestra piel va a poder estar saludable.

Y para las fanáticas del bronceado, es momento de aprovechar las nuevas tecnologías que se ponen a nuestra disposición, como los autobronceantes o los centros de bronceados a base de fórmulas.

 

Las gafas de sol

Algunas personas se han acostumbrado tanto a las gafas de sol que también las usan en lugares cerrados, sin darse cuenta. Las gafas impiden que la luz de los rayos solares llegue hasta la glándula pineal. Está glándula se encarga de regular nuestro ritmo circadiano que, como hemos dicho, tiene que ver con nuestras horas de sueño y vigilia. Si suprimimos la entrada de luz por nuestros ojos, impediremos también que los rayos ultravioletas estimulen nuestro sistema inmunológico. Entonces ¿por qué no empezar a adquirir la costumbre de no usar gafas de sol? Además, sin gafas de sol podemos mirar directamente a los ojos a otras personas y lograr una comunicación más agradable y cercana.

Cuidémonos con responsabilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*