Por qué la MÁSCARA FACIAL es un paso clave en nuestra rutina de limpieza

¿QUÉ ES EXACTAMENTE?

Este cosmético se utiliza como complemento para tratar una ¨problemática¨ puntual de la piel del rostro. Sus funciones varían y se adaptan a nuestras necesidades. Dentro de las más elegidas están la hidratante, exfoliante y matificante.

Entre tantos tipos podemos encontrar aquellas que se aplican de forma directa y aquellas que se aplican de forma “peel off” (las famosas máscaras de tela o hidrogel). Pero su forma de aplicación no es un condicionamiento de efectividad, ya que los resultados van a estar siempre ligados a los ingredientes y concentraciones que tenga el producto. 

Hay TRES BENEFICIOS que cualquier mascarilla nos aporta de forma inmediata. 

Frescura, luminosidad y suavidad en la piel, sin olvidarnos el complemento extra que cada tipo de máscara aporte según su funcionalidad especifica.

#BEAUTYTIP: Nunca está de más recordar que los efectos de este producto son momentáneos y de corto plazo, pero el placer que produce hacerse de un tiempo y mimar a nuestra piel ¡es único! Recuerda siempre tener el rostro súper limpio antes de aplicar cualquier máscara facial.

 

Por qué la MÁSCARA FACIAL es un paso clave en nuestra rutina de limpieza

 

¿Entonces son necesarias para todas las pieles?

¡Todas las pieles pueden usarlas! Por supuesto que cada una debe encontrar la adecuada para su tipo de piel. Las mascarillas se complementan súper bien con nuestra rutina facial. ¡Ideal para utilizarlas una vez por semana o antes de un evento!

Te dejamos (3) recomendaciones:

Si quieres hidratar: Moisture Surge Overnight Mask de Clinique

Si quieres exfoliar: Máscara Mineral de Arcilla Purificante de Vichy 

Si quieres matificar: Maskream Matificante de Isdin 

 

Por qué la MÁSCARA FACIAL es un paso clave en nuestra rutina de limpieza