El Cáncer de Seno y la Sexualidad

Hace 22 años me diagnosticaron Cáncer Cérvico Uterino con 24 años de edad, gracias a Dios era benigno y hasta ahora estoy bien de salud y con familia. Desde la primera vez sentí mucho miedo y lo más triste iniciando mi vida en pareja. Mi ginecólogo me dice que tenía que tener otro hijo lo más pronto posible para luego operarme. Fue para mí muy triste y siendo tan joven tenía que olvidarme de mi sexualidad y me llegue a preguntar ¿Por qué renunciar al Sexo? En los momentos más duros de la enfermedad la clave de todo fue tener fe en Dios, pero a la vez aprender a comunicarte con tu pareja, indagar y descubrir juntos cosas nuevas, logrando comprender que la sexualidad es mucho más que el coito. Mi hermana mayor murió de cáncer de mama y mi padre de cáncer en la garganta. Fueron momentos muy difíciles para mi familia.

El cáncer de mama puede tener un impacto en la sexualidad de las mujeres, en el transcurso de dos años, después someterse a un tratamiento, las parejas que se encuentran en relaciones muy estrechas se adaptan y disfrutan del sexo tanto como antes, algunas veces más que antes.

Pero no se puede excluir que debido al cáncer de mama aparece un cuadro inquietante de impacto sexual en la mujer:

  • Las mujeres se sienten menos atractivas.
  • Disminuye la libido y la satisfacción sexual de las mujeres.
  • Las mujeres tienen problemas sexuales tras someterse a tratamientos.
  • Las mujeres se sienten desfiguradas tras las operaciones de extirpación de un seno (mastectomías) y pierden la libido. Asimismo, una tumorectomía, que conserva la mama, podría dejar cicatrices que tienen el mismo impacto emocional.

 Según muchos estudios, los tratamientos para el cáncer de mama causan daños sexuales a largo plazo. Cualquier cáncer, puede afectar la sexualidad. Se produce una reacción traumática cuando se recibe el primer diagnóstico. Entonces, una vez que se comienza el tratamiento, los efectos secundarios normalmente incluyen fatiga, depresión, pérdida del cabello y náuseas, que matan el deseo. ¿Habrá esperanza para los amantes?

La mayoría de los estudios de sexo tras superarse el cáncer de mama, lamentablemente, explora solamente los problemas y no las soluciones. Además, casi todos los estudios realizados dentro de un largo plazo hacen sus encuestan seis a doce meses después de que las mujeres han recibido tratamiento. En mi opinión con respecto al Erotismo, se ven afectados la sensualidad y la receptividad erótica por varias causas: el impacto de la cirugía mamaria, las consecuencias de la menopausia o los trastornos hormonales relacionados, la enorme variedad de trastornos en la funcionalidad sexual o por los efectos secundarios del propio tratamiento oncológico.

El tratamiento quirúrgico, aunque sea conservador, también puede ser desfigurante, ya que cuando la mujer se ve a sí misma, generalmente pierde el erotismo a nivel mamario, y si esto formaba parte de su mapa corporal durante la respuesta sexual debe redefinir su patrón de funcionamiento.

Según estudios, la femineidad no cambia significativamente entre una mastectomía total o parcial, pero sí se ve afectada notoriamente por la presencia del linfedema.  La linfedema afecta notoriamente la autoestima, la imagen corporal, por lo que el 70% de las pacientes afectadas relata sentirse menos femenina.

Esos últimos años la medicina sexual ha hecho importantes avances en la rehabilitación del piso pélvico con ejercicios sexológicos especialmente diseñados, con uso de estrógenos tópicos (cuando es oncológicamente seguro), con dilatadores o bujías vaginales y uso de lubricantes.

Es necesario discutir sobre sexualidad con nuestro médico, ya que tenemos derecho a saber que trastornos sexuales vamos a tener luego o durante el tratamiento. Muchas veces es de gran valor terapéutico que nos digan que es normal sentirse así, cuales disfunciones sexuales se presentaran y por qué, y que nos enseñen herramientas para solucionarlas.

Muchas veces no lo hacemos porque nos resulta embarazoso, o no nos sentimos en confianza con nuestro médico para hablar de sexo, esperamos que el medico nos pregunten o no hay tiempo durante la consulta para abarcar estos temas. En mi opinión no hay echarnos al abandono, hay que buscar recursos terapéuticos médicos con altos índices de éxito para nosotras las mujeres en cualquier momento evolutivo de la enfermedad. Lo importante de esto es mejorar los índices de satisfacción sexual con la correspondiente mejoría de la calidad de vida.

 

Aseguro que con comunicación, todo mejora…

 

Brigit Casis

Sexologa